Share this post

El 18 de febrero del 2021 pudimos seguir en vivo y con entusiasmo la llegada al planeta Marte del robot Perseverance, de NASA. Resaltan sus componentes de entrada a la atmosfera EDLS (en inglés Entry, Descent, and Landing System), así como la “sky crane” encargada del descenso final del robot a la superficie.

Realizando la retrospectiva de los robots rover enviados por NASA y el Jet Propulsion Laboratory (JPL) para la exploración del planeta rojo, cinco han logrado ser exitosos: Sojourner, Spirit, Opportunity, Curiosity, y Perseverance.

La misión Mars Pathfinder despegó de Cabo Cañaveral el 4 de diciembre de 1996, y siete meses después consiguió aterrizar el robot Sojourner, convirtiéndose en el primer rover de NASA activo en otro planeta. Sojourner originalmente se planificó para una misión de 7 días terrestres, logrando sobrepasar dicho límite cumpliendo 85 días y realizando su última comunicación el 27 de septiembre de 1997, con un récord de distancia recorrida de 100 metros.

Le siguieron dos robots más, como parte de la misión Mars Exploration Rover. El robot Spirit (MER-A) fue lanzado el 10 de junio de 2003, y aterrizó el 4 de enero de 2004. Su gemelo, el robot Opportunity (MER-B) fue lanzado el 7 de julio de 2003 y aterrizó el 25 de enero de 2004.

Spirit y Opportunity se planearon para una vida útil de 92.5 días terrestres, el primero logró estar activo por 6 años, 9 meses y 12 días, hasta que quedó atorado en banco de arena, emitiendo su última señal el 22 de marzo de 2010. La distancia total recorrida por Spirit fue de 7.73 km. Por otro lado, Opportunity logró estar activo por más de 15 años terrestres, emitiendo su última señal el 10 de junio de 2018, cuando una tormenta de arena se presume que cubrió sus paneles solares. Este robot recorrió una distancia de 45.16 km, logrando el record de mayor distancia recorrida por un vehículo de ruedas fuera del planeta Tierra, superando con esto a Lunokhod 2, el rover ruso que desde 1973 ostentaba la marca, con 39 km en la superficie lunar.

El legado continúa con el programa Mars Science Laboratory (MSL), con el lanzamiento del robot Curiosity el 26 de noviembre de 2011, para llegar a Marte el 6 de agosto de 2012. Actualmente, en febrero de 2021, Curiosity ha recorrido 24.24 km con más de 3,121 días activo.

Con el programa Mars 2020 y utilizando la misma plataforma de Curiosity, fue lanzado el 30 de julio de 2020 la misión que llevaría al Perseverance a pisar la superficie marciana el pasado 18 de febrero.

Así como sus antecesores, Curiosity y Perseverance investigan la geología de Marte, con un gran número de instrumentos y experimentos que permiten recolectar muestras, generar datos y transmitirlos a nuestro planeta. Además, en esta ocasión se amplía el estudio de la posibilidad de que Marte haya albergado de vida, y que pueda preservarla, sentando las bases para futuras misiones que consideren el regreso de muestras desde Marte a nuestro planeta.

Perseverance es parte de un plan en tres etapas que aún no ha terminado de escribirse. Parte de su misión es recolectar muestras, colocarlas en recipientes herméticos y dejarlas a la vista. La segunda etapa requerirá otro vehículo que recolecte esos contenedores y los ponga en la órbita de Marte. La etapa final será una nave que las recupere de la órbita y las traiga a la Tierra, al lugar de donde todos esos robos exploradores han salido.

Pero Curiosity y Perseverance no están solos, al iniciar 2021 se contaba con 6 naves orbitando el planeta, creando una red de comunicación entre Marte y nosotros; por primera vez se pudieron captar imágenes de una nave descendiendo en paracaídas hacía la superficie del planeta, desde sólo 700 km de distancia. Cada paso que da una misión sucesiva se hace sobre hombros de gigantes que consiguieron superar el difícil camino a Marte. Y en esta ocasión, Emiratos Árabes Unidos y China se han unido, con sus naves Al Amal (Esperanza) y Tianwen 1 (Preguntas celestiales), llegando sólo unos días antes que Perseverance. Después de su éxito en la luna, China intentará en mayo aterrizar su propio rover, transportado hasta la órbita marciana a bordo de su nave Tianwen 1 y podría convertirse en la siguiente nación que lo consigue.

Tal vez algún día Marte deje de ser el sueño de Asimov, un planeta habitado únicamente por robots. Quizá no falte mucho para que seamos nosotros los que busquemos con nuestras propias manos bajo su suelo las señales de que algo pudo haber vivido ahí. Por lo pronto, Marte es sólo el primero. A medida que crece nuestra capacidad de explorar lugares distantes, Venus, Titán, Encelado, Europa, Ceres y otros cuerpos más pequeños se empiezan a sentir, sólo un poco, menos distantes.

La exploración del espacio, así como el uso de robots en ambientes hostiles, es un éxito de la humanidad, de la ciencia y de la ingeniería, donde converge todo nuestro conocimiento y nuestra capacidad creadora. El espacio sigue siendo la última frontera, cautiva nuestra determinación e imaginación y cada que encontramos una respuesta a los problemas que nos presenta esa empresa de exploración descubrimos soluciones para nuestro planeta y el bienestar de todos los que vivimos aquí.

Autores:
M. C. Ramón Chavez Escobedo /  docente Ingeniería Mecánica

M. C. Carlos Alberto Motta Ávila /  docente Ingeniería Mecatrónica

 

 

Publicaciones Relacionadas

5 OCTUBRE, 2020

(Cons)ciencia de datos

El poder de procesamiento que han alcanzado actualmente los sistemas computacionales caseros ha...

0

10 SEPTIEMBRE, 2020

Sangre artificial, un desafío que requiere...

Los bancos de sangre no están precisamente rebosantes. Tienen las reservas justas. De ahí que se...

0

14 DICIEMBRE, 2020

La importancia y aplicaciones de los...

El campo de la Ingeniería Electrónica es fundamental en los avances tecnológicos, cuyo...

0

31 ENERO, 2020

¿Cómo contribuye la Ingeniería Mecánica...

  Pemex requiere incrementar la producción de gasolina y diésel para disminuir la...

0

Deja un comentario

X