Share this post

Los avances en los sistemas de telecomunicaciones, salud digital y registros de salud electrónicos facilitan un crecimiento significativo en el despliegue de herramientas tecnológicas como telesalud (TH), telemedicina y teleasistencia para ampliar los servicios de salud, rehabilitación y bienestar. La extensión de estos servicios facilita la disponibilidad de conocimiento experto y experiencia, contenidos convencionalmente dentro de los centros médicos, a prácticamente cualquier lugar donde las telecomunicaciones puedan alcanzar, en cualquier momento 24 × 7 × 365 y en un instante, es decir, en tiempo real o en formato diferido. La Telesalud de hoy ha cambiado significativamente desde el primer sistema de monitoreo y telemedicina unidireccional que transmitió el ECG humano desde el entorno remoto de los vuelos espaciales. Si bien la maduración de los sistemas de telesalud fue desafiada durante los últimos 30 años, ahora ha alcanzado niveles de calidad, confiabilidad e integración que promueven un amplio uso y, en algunas condiciones, la única solución para brindar los servicios necesarios, ya sea durante e inmediatamente después de un desastre o evento crítico. [1]

El sistema TH es una industria en proceso de maduración con el potencial de revolucionar la prestación de atención y bienestar en beneficio de los sistemas de salud, proveedores y pacientes. La aplicación de partes conectadas electrónicamente en la provisión de atención médica y capacitación ya ha comenzado a mostrar algunas posibilidades muy interesantes. La expansión de los sistemas TH brindará servicios a las personas que no pueden obtener acceso suficiente a los servicios del sistema de atención médica con el beneficio de redes de proveedores, de una mejor economía y de los resultados de los pacientes. Los desarrollos recientes y las mejoras en los estándares en los campos de las telecomunicaciones y la tecnología de la información prometen un mejor acceso y una mejor utilización de los recursos digitales relacionados con la atención médica. Los servicios telemédicos pueden implementarse en una variedad de plataformas las cuales dependen de condiciones tales como políticas nacionales, necesidades clínicas, nivel de capacitación del personal, restricciones legales y culturales, infraestructura limitada, economía regional y la etapa de desarrollo tecnológico [2]. Por lo tanto, algunas aplicaciones son más adecuadas que otras para satisfacer las necesidades de los servicios de salud distantes. Los sistemas TH deben adaptarse a las necesidades de la población de atención médica participante [3].

Figura. 1 Sistema de Telemedicina

Alejar la atención de los hospitales podría ser incluso más seguro. Un pequeño ensayo controlado aleatorio de pacientes con enfermedades agudas comparó la atención hospitalaria versus la atención domiciliaria con llamadas de audio y video con médicos y la monitorización remota de signos vitales mostró que hubo menos reingresos, menos pruebas y consultas innecesarias, y menores costos de atención domiciliaria. Aunque estos hallazgos apuntan al potencial de la telemedicina, requieren replicación y validación adicional. Atado a esta migración, es probable que la atención virtual y la atención clínica tradicional se integren en el futuro. Las visitas virtuales no solo sustituirían los controles de salud de rutina, sino que también complementarían la atención en persona. Por ejemplo, telestroke extiende la experiencia de los equipos de accidente cerebrovascular a hospitales con comunicación satelital para ayudar en la atención de los pacientes. Alemania, Noruega y los EE. UU. Ahora tienen unidades móviles de accidente cerebrovascular (ambulancias equipadas con un escáner CT y una conexión de video) que permiten a los equipos remotos de accidente cerebrovascular evaluar a los pacientes, revisar imágenes y dirigir el tratamiento desde la ubicación del paciente. En los próximos años, este modelo podría expandirse a otras condiciones de emergencia. Para afecciones crónicas, la atención virtual y en persona podría integrarse con un conjunto diverso de trabajadores de la salud (médicos, enfermeras, dietistas, terapeutas) que podrían brindar atención centrada en el hogar de un paciente. Las visitas de diagnóstico y anuales podrían ocurrir en la clínica con atención remota de seguimiento de muchos especialistas. Como predijeron Wootton y Bonnardot, en los próximos años es probable que la telemedicina pierda su prefijo “tele” y simplemente se convierta en medicina. En muchos países, los hospitales y clínicas son escasos,

pero los teléfonos inteligentes son omnipresentes y pueden conectar a grandes poblaciones con la atención. En la última década se cumplió parte de esa promesa en el tratamiento de la epilepsia en Nepal, el cáncer en Botswana y la depresión en Jordania. Para algunas afecciones, los dispositivos móviles se pueden usar como una herramienta de diagnóstico (por ejemplo, para evaluar electrocardiogramas) y como una herramienta terapéutica (por ejemplo, para conectarse a una partera u obstetra).

Figura 2. Seguimiento desde tu dispositivo, teléfono, tablet, etc. [5]
Fig. 3. Diferentes patologías son monitoreadas a distancia: cardiovasculares, monitoreo de signos vitales, patologías cerebrales, patologías óseas, patologías de la piel.

Estas herramientas también pueden ayudar a educar y aumentar la capacidad de los médicos locales. Sin embargo, deberán superarse las barreras, como la infraestructura tecnológica, la financiación y el escepticismo. Quienes suelen ser los últimos en adoptar innovaciones suelen ser mayores con menos nivel educativo y un nivel socioeconómico más bajo. Llegar a estas personas requerirá trabajo. La cobertura de seguro para la telemedicina está lejos de ser completa y excluye a muchas poblaciones mayores, por ejemplo, Medicare en los Estados Unidos tiene políticas

restrictivas para la telemedicina. En términos más generales, la brecha digital (acceso diferencial a Internet basado en factores sociales y económicos) es muy real e impide que muchas personas reciban la atención que necesitan. Para que la telemedicina se dé cuenta de su potencial, estas barreras de pago deben eliminarse y esta brecha debe reducirse para que la atención pueda llegar a cualquier persona, en cualquier lugar.[4]

El mercado de la telemedicina-crecimiento por región[6]

 

 

 

Escrito por: Dra. María Guadalupe Flores

Referencias

[1] Telehealth, telemedicine, and telecare. Yadin David Biomedical Engineering Consultants, LLC, Houston, TX, United States; Global Clinical Engineering Journal, Houston, TX, United States; University of Texas School of Public health, Houston, TX, United States.

[2] Anon The Center for Telehealth & e-Health Law (CTeL). 2018 Washington, DC, USA. www.ctel.org/about-2/our-mission/ (last visited November 25, 2018).

[3] Philip, R., 2003. Telemedicine: the practice of medicine at a distance— resources in technology. Technol. Teach. November 25, 2018.

[4] E Ray Dorsey. Eric J Topol. Telemedicine 2020 and the next decade. The Lancet. Published:March 14, 2020. DOI: https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30424-4

[5] http://www.healthtechzone.com/topics/healthcare/articles/2019/06/28/442557-how-telemedicine-changing-healthcare.htm

[6] https://www.mordorintelligence.com/industry-reports/global-telemedicine-market-industry

Publicaciones Relacionadas

1 JULIO, 2019

¿Y cómo impacta la Ingeniería...

El 22 de marzo del 2018, ENEL Green Power México inauguró la planta solar fotovoltaica de 754 MW...

0

31 ENERO, 2020

¿Cómo contribuye la Ingeniería Mecánica...

  Pemex requiere incrementar la producción de gasolina y diésel para disminuir la...

0

18 MARZO, 2020

Las Tecnologías emergentes cuidando a la...

Hemos leído y escuchado cómo la tecnología, la inteligencia artificial y los robots están...

0

4 SEPTIEMBRE, 2018

Proyección de los sistemas inteligentes

Las máquinas interconectadas, robots, computadoras e inteligencia artificial están reclamando el...

0

Deja un comentario

X